Árbol de Mango

Es un árbol es de hoja perenne, pueden medir entre unos 15 a 18 metros (50-60 pies) de altura y son longevos. Las hojas simples son lanceoladas, de hasta 30 cm (12 pulgadas) de largo. La fruta varía mucho en tamaño y carácter. Su forma es ovalada, redonda, en forma de corazón, en forma de riñón o larga y delgada. Los mangos más pequeños no son más grandes que las ciruelas, mientras que otros pueden pesar de 1,8 a 2,3 kg (4 a 5 libras). Algunas variedades son de colores vivos con tonos de rojo y amarillo, mientras que otras son de color verde opaco.

Mango

Hojas

Las hojas aparecen al final de las ramillas. Su distanciamiento es muy irregular y lo determinan los períodos de crecimiento; al iniciarse éstos, las hojas aparecen muy juntas, al final más espaciadas. Los pecíolos hinchados en la base, tienen un canal en el lado superior y miden de 5 a 25 mm de largo.

La lámina es por lo general oblonga o lanceolada, con la base y el ápice agudo rara vez elípticos. Su tamaño varía de 5 a 35 cm de largo y de 2 a 10 cm de ancho, los bordes son por lo común ondulados. El nervio central y los 15 a 30 nervios laterales son muy prominentes, y el haz es duro y brillante, de color verde oscuro, mientras que el envés es amarillo verdoso.

Floración

Las anteras se abren poco después del perianto y se tornan azuladas por el polen; para su apertura se requiere tiempo brillante y caluroso. El estigma puede ser receptivo aún antes de abrirse la flor y continúa haciéndolo por dos días. La polinización se hace en forma exclusiva por insectos, que son atraídos por el néctar que exuda el disco y trasladan los granos de polen a otras flores. La autoincompatibilidad es predominante, pero se conocen variedades autocompatibles.

flor mango

Raíz

La raíz principal penetra de seis a ocho metros, mientras que las superficiales se extienden en un radio de hasta 10 metros del tronco. Esta distribución le permite resistir condiciones de baja humedad.

Tallo

La forma de ramificación del árbol depende, si es reproducido por semilla ó por injerto, y del tipo de poda que se le aplique. En árboles reproducidos por semillas la ramificación es abundante, y la altura puede llegar a más de 40 metros. En árboles injertados y podados, en cambio, la ramificación es menor llevando al final las ramillas floríferas y su forma es simétrica, con la copa más o menos esférica.

Suelo

No es necesario que sea muy fértil, ya que crece fácilmente hasta en los que tienen baja fertilidad. Sí es muy importante que tenga un buen drenaje. Este tipo de árbol es muy ancho cuando crece, así que debes plantarlo en un lugar en el que tenga mucho espacio para poder crecer sin problemas. Debe recibir luz natural todos los días, un poco de sol aunque sea por un par de horas.

Clima

Necesitan calor y humedad, así que lo ideal es que haya un clima que sea húmedo y cálido durante el verano pero seco y frío en invierno. De todas formas, prefiere los inviernos cortos para no sufrir mucho con las bajas temperaturas, ya que no soportan heladas ni nevadas. La plantación de árboles de mango es adecuada en zonas donde las temperaturas generalmente no bajan a menos de 4 °C (40 °F.).

Riego

Necesita mucha agua, así que si lo plantas antes de que llegue época de lluvias, mucho mejor. Debes darle agua durante todo el año, pero con cuidado para que no se pudran las raíces. Lo ideal es que pongas un acolchado de mantillo para que mantenga la humedad.

Origen e Historia

Actualmente se reconoce como centro de origen primario del mango la India; específicamente en la zona geográfica del noreste de este país y el norte de Burma, muy cerca del Himalaya. Sin embargo, fue introducido hace muchos años en la costa Este de África a través de los árabes, en Madagascar y en los puertos del océano indico. Actualmente, Filipinas y Florida son reconocidos por la comunidad científica como el centro de origen secundario de esta valiosa fruta.

Etimología.

La palabra mango, tal y como se conoce en américa latina proviene del  inglés “mango”; y esta as su vez del portugués “manga”, pues fueron ellos los primeros en introducir el fruto en el continente americano. Sin embargo, su nombre original proviene del tamil uno de los antiguos lenguajes de la India. Este fue tergiversado por los portugueses en el proceso de asimilación de la fruta por los mercados del viejo y nuevo mundo.

Si tratáramos de pronunciar en español el nombre original este sería “mānkāy”

Fruto

Es un fruto es una drupa carnosa elipsoidal o arriñonada, de pulpa fibrosa y semilla grande, en ocasiones llamada hueso; cuya forma, tamaño y color varían según el cultivar. El matiz básico es amarillo en la fruta madura, uniforme o con áreas rojas o verdes, puede o no poseer fibras y por lo general es dulce ácido. En la sección de este artículo que trata sobre las variedades encontrará mayor información sobre las características de estos.

La fruta de mango jugosa y madura tiene un rico aroma y sabor tropical que evoca pensamientos de climas soleados y brisas sofocantes. El jardinero casero en zonas más cálidas puede sacar ese sabor del jardín.

Cómo cultivar un árbol de mango

Los árboles de mango (Mangifera indica) son plantas de raíces profundas que pueden convertirse en grandes especímenes en el paisaje. Son de hoja perenne y generalmente se producen a partir de portainjertos que aumentan la resistencia de las plantas. Los árboles de mango comienzan a producir frutos en tres años y se forman rápidamente.

Elija la variedad que mejor se adapte a su zona. La planta puede prosperar en casi cualquier suelo pero requiere un suelo bien drenado en un sitio con protección contra el frío. Coloque su árbol donde reciba pleno sol para la mejor producción de fruta.

La plantación de nuevos árboles de mango se realiza a fines del invierno y principios de la primavera, cuando la planta no está creciendo activamente.

Plantación de árboles de mango

Prepare el sitio cavando un agujero que sea dos veces más ancho y profundo que el cepellón. Verifique el drenaje llenando el agujero con agua y observando qué tan rápido drena. Los árboles de mango pueden sobrevivir algunos períodos de inundación, pero las plantas más saludables se producen donde los suelos se filtran bien. Plante el árbol joven con la cicatriz del injerto justo en la superficie del suelo. No necesita podar la planta joven, sino vigilar los retoños del injerto y podarlos. El cuidado del árbol de mango joven debe incluir riego frecuente según lo establezca la planta.

Cultivo de árboles de mango a partir de semillas

Los árboles de mango crecen fácilmente a partir de semillas. Consigue un pozo de mango fresco y corta la cáscara dura. Retire la semilla del interior y siembre en una mezcla de iniciador de semillas en una maceta grande. Sitúe la semilla con ¼ de pulgada sobresaliendo sobre la superficie del suelo cuando cultive árboles de mango.

Mantenga la tierra uniformemente húmeda y coloque la maceta donde las temperaturas permanezcan al menos 21 °C (70 °F.). La germinación puede ocurrir tan pronto como entre ocho y 14 días, pero puede demorar hasta tres semanas.

Tenga en cuenta que su nueva plántula de mango no producirá fruta durante al menos seis años.

Mango verde

Cuidados de un árbol de mango

El cuidado del árbol de mango es similar al de cualquier árbol frutal. Riega los árboles profundamente para saturar la raíz principal larga. Permita que la superficie superior del suelo se seque a una profundidad de varias pulgadas antes de volver a regar. Retenga el riego durante dos meses antes de la floración y luego reanude una vez que las frutas comiencen a producir.

Fertilice el árbol con fertilizante nitrogenado tres veces al año. Espacie las alimentaciones y aplique 1 libra por año de crecimiento de árboles.

Pode cuando el árbol tenga cuatro años para eliminar cualquier tallo débil y producir un andamio fuerte de ramas. A partir de entonces, pode solo para eliminar material vegetal roto o enfermo.

El cuidado de los árboles de mango también debe incluir la observación de plagas y enfermedades. Enfréntelos a medida que ocurren con pesticidas orgánicos, controles culturales y biológicos o aceites hortícolas.

Cultivar árboles de mango en el paisaje hogareño le dará toda una vida de fruta fresca y picante de un atractivo árbol de sombra.