Árbol de Durazno

El árbol de Durazno o Melocotón, es un árbol caducifolio su nombre científico es Prunus persica y pertenece a la familia de los Rosaceae, puede llegar a crecer hasta 6 metros (19 pies) de altura a un ritmo rápido.

arbol-de-durazno

Origen

Prunus persica, durazno o melocotón, es un árbol de hoja caduca nativo de la región del noroeste de China, donde fue domesticado y cultivado por primera vez. El nombre Persica se refiere a su cultivo generalizado en Persia, el Irán moderno, desde donde fue trasplantado a Europa.

Suelo

Prefiere los suelos ligeros arenosos, medios y pesados ​arcillosos, y  que sean bien drenados. El PH adecuado: suelos ácidos, neutros y básicos (alcalinos). No puede crecer en la sombra, le favorece los suelos húmedos.

Clima

Los duraznos crecen fácilmente en los climas mediterráneos y similares. Puede tolerar bajas temperaturas de alrededor de −26 a −30 ° C (−15 a −22 ° F), tienen un requisito de enfriamiento que las áreas tropicales o subtropicales generalmente no satisfacen. En las helada de primavera los árboles florecen bastante temprano (en marzo en Europa occidental) y la flor se daña o muere si las temperaturas caen por debajo de aproximadamente −4 ° C (25 ° F).

Los climas con precipitaciones de invierno significativas a temperaturas inferiores a 16 ° C (61 ° F) tampoco son aptos para el cultivo de duraznos, ya que la lluvia promueve el enrollamiento de las hojas de durazno, una enfermedad fúngica para los duraznos. Se requiere calor de verano para madurar el cultivo.

Floración

Florece en la primavera, más que todo en el abril, la floración puede ser de color rojo, rosa y blanco,  y las semillas maduran de julio a agosto. Es una planta autofértil. La especie es hermafrodita (tiene órganos masculinos y femeninos) y  son polinizadas por las abejas.

flor de arbol durazno

Poda y riego

Es una poda bastante difícil, se tiene que tener mucho cuidado para equilibrar los árboles. Corte todas las ramas que han producido frutos, después de la fructificación, ya que se secarán de todos modos.

No recortar el primer año. Despeja el núcleo del árbol, quita las ramas secas y las que se cruzan. Para optimizar la fructificación, deje solo de 6 a 8 frutos por rama.

En el primer mes y en caso de sequía, riegue abundantemente pero no con demasiada frecuencia, de modo que las raíces traigan agua más profunda. Riegue bien, hasta que el suelo esté húmedo y quede un pequeño charco alrededor del árbol.